Bibrambla, la plaza más ‘granaína’

No se puede conocer el centro de Granada sin recorrer la plaza de todos los granadinos, la conocida plaza de Bib-Rambla.

El origen de este lugar como punto de encuentro de los habitantes de la ciudad se remonta a tiempos de los nazaríes, cuando, en medio de sus intrincadas callejuelas y angostos zocos se abría una explanada formada por sedimentos del cercano río Darro, estratégicamente situada entre las murallas defensivas, el núcleo comercial y mercantil de la ciudad, el Zacatín y la Alcaicería, y el centro religioso, la Mezquita Mayor.

bibrambla-granada-1024x680

Si bien en esa primera época musulmana, Bib-Rambla fue el corazón de la vida y la sociedad medieval, escenario de múltiples intercambios comerciales, en periodos sucesivos fue en esta plaza donde se han desarrollado todas las celebraciones públicas de la ciudad: procesiones, autos de fe, torneos, ajusticiamientos, justas, fiestas populares, e incluso corridas de toros…

Hoy es uno de los centros sociales mas importantes de la ciudad, donde se aún se celebran fiestas o mercadillos, donde leer las Carocas en el Corpus, bailar el día de la Cruz, o simplemente, merendar o dar un paseo.

kiosko-cicerone-granada-1024x918Por eso nuestro kiosko estuvo durante muchos años en la plaza de Bibrambla, en el corazón de Granada, la que hace latir la ciudad y le da vida a sus calles. Después, cuando se nos quedó pequeño y decidimos abrir nuestro Centro de Atención al Cliente – Tienda, procuramos no irnos muy lejos, y nos quedamos en el 10 de la cercana Calle San Jerónimo.

Historia de “la plaza de Granada”

El nombre de Bib-Rambla, quiere decir puerta del Arenal, y hace referencia a su origen musulman, como explanada conformada por los depósitos del cercano río Darro. Esta puerta del Arenal, o Bib-Rambla, se encontraba en la zona que hoy ocupan los edificios limítrofes con la calle Mesones, y era conocida como puerta o Arco de las Orejas. Existe una reconstrucción de este arco o puerta, que fue derribada a finales del s.XIX, pero no se encuentra en Bibrambla, ni siquiera en sus inmediaciones. Para verla, hay que subir a la colina de la Sabika por la cuesta de Gomérez, donde podremos observarla escondida en las profuncidades de los Bosques de la Alhambra, entre una frondosa vegetación que ya forma parte de su historia.

Aunque a los castellanos les gustó la ciudad de Granada, típicamente islámica, les creaba una sensación de malestar vivir entre sus calles estrechas, plazas escasas y mezquitas de reducido tamaño. Bib-Rambla es un buen ejemplo de la cristianización y castellanización que llevaron a cabo en toda la ciudad, pues duplicaron su tamaño, transformándola en plaza mayor de la ciudad, como las que hay en todas las ciudades castellanas.

En el siglo XVI se construyó la Casa Miradores, actual sede del arzobispado de Granada. Desde el principio fue un edificio institucional, cuyos miradores se usaban como palcos de autoridades en los eventos y fiestas organizados en la plaza, sobre todo en los días de Corpus. Un incendio en 1879 lo destruyó casi en su totalidadsiendo demolido poco después, en 1886. Esa demolición acabó también con el Arco de las Cucharas, otro de los accesos de la muralla, que comunicaban la plaza con los comercios de la calle Mesones. Del siglo XX data la fuente de gigantones que preside la plaza, así como los característicos puestos de flores y la farolería hispalense.
Si este recorrido por nuestra querida plaza os ha gustado, el siguiente paso es ¡venir a recorrerla! ¡Y no olvideis pasar a saludarnos por nuestro Centro de Atención al Cliente – Tienda! ¡Estamos a un paso! 😉