Bibrambla, la plaza más ‘granaína’

Si hay una plaza que todos los granadinos sentimos como propia, esa es la Plaza Bib-Rambla. Ya en tiempos de los nazaríes era el punto de encuentro de la ciudad ¿Te preguntas por qué?

Muy sencillo: las callejuelas y los estrechos zocos se abrían al llegar a una explanada maravillosa. Además, estratégicamente, la localización era perfecta:  entre las murallas defensivas, el Zacatín y la Alcaicería (el núcleo comercial y mercantil de la ciudad), y la mezquita Mayor, el centro religioso.

bibrambla-granada-1024x680

Plaza Bibrambla más allá de los nazaríes

Es cierto que en época musulmana, Bib-Rambla fue el corazón social y comercial. Pero en períodos sucesivos aquí se hacían las celebraciones públicas más importantes: procesiones, autos de fe, torneos, ajusticiamientos, justas, fiestas populares, e incluso corridas de toros…

Hoy sigue siendo esencial en la vida de Granada. Tienen lugar fiestas o mercadillos, se instalan las Carocas del Corpus, bailamos el día de la Cruz, o simplemente, nos sentamos a merendar en sus ya emblemáticas cafeterías.

Historia de “la plaza de Granada”

El nombre de Bib-Rambla, quiere decir puerta del Arenal. Hace referencia a su origen musulman, como explanada conformada por los depósitos del cercano río Darro. Estaba cercada por murallas excepto por esa Puerta del Arenal que da nombre a la plaza, un arco construido entre los siglos XI-XII.

Sin embargo, comenzó a llamarse Puerta de las Orejas, porque aquí se colgaban también los miembros amputados a los ajusticiados. Así, mostraban a la gente el peso de la justicia.

Lamentablemente, este arco fue demolido en el siglo XIX, debido a su mal estado. La parte positiva es que podemos disfrutar de su reconstrucción en un lugar inesperado. Nada más y nada menos, que en los bosques de la Alhambra. Para verla, hay que subir a la colina de la Sabika por la cuesta de Gomérez. Allí está entre una frondosa vegetación que ya forma parte de su historia.

Aunque a los castellanos les gustó la ciudad de Granada típicamente islámica, les costaba vivir entre sus calles estrechas, plazas escasas y mezquitas de reducido tamaño. Así que Bib-Rambla es un buen ejemplo de la cristianización y castellanización que llevaron a cabo en toda la ciudad. Duplicaron su tamaño y la transformaron en la plaza mayor de la ciudad, con el espíritu de las castellanas.

Castellanización de la Plaza Bibrambla

En el siglo XVI se construyó la Casa Miradores, sede del arzobispado de Granada. Desde el principio fue un edificio institucional. Sus miradores se usaban como palcos de autoridades en los eventos y fiestas organizados en la plaza, sobre todo en los días de Corpus. Sin embargo, un incendio lo destruyó casi en su totalidad, por lo que acabó demolido en 1886, a excepción de la fachada.

¿Y la fuente con los gigantones que tanto la caracteriza? ¿Estuvo siempre allí? Se construyó en el siglo XVII y se insertó en el Convento de los Agustinos Calzados. A pesar de que este se destruyó tras una desamortización, quisieron salvar la fuente y la instalaron en el Paseo del Salón. Más tarde, se colocó en el Paseo de la Bomba y, finalmente, en el siglo XX llegó a nuestra plaza.

Increíble que un sitio tan común en nuestro día a día, guarde tantas historias,¿no?
Si quieres conocer mejor Granada, te invitamos a nuestros paseos tematizados por Granada. Todos los findes de semana tenemos rutas distintas ¿te animas?

Quiero conocer Paseando Granada