Dónde ver los mejores atardeceres de Granada

Si hay algo bello en Granada, es el atardecer. Está siempre en el top 10 de los mejores atardeceres del mundo. Viajeros y locales estamos de acuerdo en que es algo que nadie debería perderse. Pero ¿dónde puedes disfrutar de la panorámica más bonita? Si nos sigues, te lo contamos y te damos varias opciones, ¿vienes?

Dónde ver el atardecer en Granada

Mirador de San Nicolás

atardecer en el mirador de San Nicolás

Es imposible hablar de atardeceres en Granada sin mencionar el Mirador de San Nicolás. Desde allí, puedes ver la Alhambra con la ciudad a sus pies. Suele haber músicos flamencos tocando en directo. El espectáculo natural tiene una hermosa banda sonora, con sabor a tradición.

Encuentras puestos de artesanía. Estos artesanos forman parte de asociaciones que quieren conservar la tradición granadina a través de la elaboración de joyas, ropa y complementos. Apoyándolos, estás también impulsando la economía y la cultura locales.

Junto al Mirador de San Nicolás, tienes una mezquita que crea una atmósfera que roza lo divino, cuando el Sol comienza a decirnos adiós.

La Silla del Moro

atardecer de granada desde la silla del moro
Patronato de Granada

¿No sientes curiosidad ya al escuchar el nombre?  Está justo en el lado opuesto al Mirador del San Nicolás, así que ves el atardecer de Granada desde la otra cara del complejo monumental.

La Silla del Moro es una construcción que servía para proteger el Generalife y los jardines de la Alhambra. De hecho, cuenta la leyenda que el último rey nazarí, Boabdil, se refugió allí durante una de las revueltas que vivió la ciudad en su mandato. Desde ahí, veía todo lo que iba sucediendo e iba tomando decisiones para sofocarla. Si lo piensas bien, en un mundo sin coches, sin tráfico, es más que probable que el rey musulmán escuchara el barullo de la revuelta.

Cierra los ojos unos segundos y, al abrirlos, experimentarás esa misma sensación. Percibes la energía del pueblo y el aliento de Boabdil mientras observaba y pensaba.

La Placeta de Liñán

atardecer en la Placeta de liñán de granada
Ideal

¿Conoces la Placeta de Liñán? Es uno de los miradores menos visitados. Sin embargo, es fácil sentir que estás en la mismísima Torre de la Vela: ves cómo cae el Sol sobre Granada. Además, tienes la suerte de ver la vida del Albaicín por dentro. Eres testigo absoluto de cómo el barrio sigue siendo un punto y aparte en Granada. La vida comunal, pegada a la naturaleza, es la norma aquí.

La “Vereda de Enmedio”

atardecer en la verea de enmedio de granada

La “Vereda de Enmedio” recibe este nombre porque es una especie de circunvalación que sirve para unir el Sacromonte y el Albaicín. Desde allí, volverás a ver nuestra maravillosa puesta de Sol matizada con los colores de la Alhambra.

Aquí, nació la Zambra, que se ha convertido en un símbolo de la cultura española y granadina. Como no podía ser de otra manera, viene del mestizaje de las tradiciones árabe, judía, gitana y castellana. Cuando estás allí, lo percibes con más claridad que en cualquier otra parte.

Puente del Genil

ver el atardecer en Granada desde el puente romano
Caminando Granada

El Puente del Genil o Puente Romano está en plena ciudad. Sí, en el centro también puedes embelesarte con un bello atardecer. Granada se abre hacia Sierra Nevada. La vista es espectacular y pocas veces nos paramos a mirarla. Es probable que también haya músicos callejeros que amenicen la caída del sol tras las montañas.

Y este espectáculo sucede en un puente declarado de Interés Cultural en 2007 por la Unesco. A pesar de haber sido construido en la última etapa de Al-Andalus, las crecidas del río hicieron necesaria su reconstrucción en distintas épocas, cada una bajo el dominio de una tendencia artística diferente.

Carrera del Darro y Paseo de los tristes

atardecer en el paseo de los tristes

La Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes son, sin duda, sitios que tienes que hay que ver en Granada. Los granadinos los adoramos, incluso, para muchos es un refugio. Además de su belleza y de que también desde allí puedes ver la Alhambra, tiene un ambiente muy especial.

Los olores, el río, la naturaleza de la montaña, los edificios históricos y sus leyendas, el color, la música callejera, los pintores… son factores que convierten a esta zona en un verdadero deleite para los sentidos. Todo esto llega a su plenitud durante al final de la tarde: te sientes en el centro mismo de belleza.

La naturaleza sigue emocionándonos y conectándonos con lo más íntimo de nosotros. Nos hace olvidar las preocupaciones. Granada traduce a la perfección la unión de la naturaleza con la ciudad.