El Albaicín y el Sacromonte en un tour privado

¿Quieres visitar el Albaicín y el Sacromonte? Te ofrecemos una experiencia única para los sentidos.
En nuestro tour privado podréis asomaros a una ciudad mágica, con duende y encanto, conociendo lo mejor de su barrio morisco, Patrimonio de la Humanidad y, saboreando también, la esencia de su barrio gitano.

 

Pour la description en français, cliquez ici

Características

Visita privada
Máximo 6 participantes

Idiomas
Español, inglés y francés
Itinerario

Mirador de San Nicolás, Albaicín, barrio morisco, Sacromonte, barrio de cuevas, Carrera del Darro y Plaza Nueva

Duración

Aprox. 2 horas

Qué incluye

Transporte
Invitación a una consumición con tapa

Punto de encuentro

CICERONE Centro de Atención al Cliente-Tienda. Calle San Jerónimo 10

Horarios

A diario a las 17:00 horas
Sin salidas: El 17, 18, 19 y 20 de abril (Semana Santa), 25 de diciembre 2019 y 1 de enero 2020

Política de cancelación

Se abonará el 100% del importe pagado si la reserva se cancela con más de 24 horas de antelación.
No se abonará importe alguno si la cancelación se produce desde 24 horas de antelación o si el cliente no se presenta el día del servicio.
Las solicitudes de cancelación o modificación deberán realizarse a través de un correo electrónico a reservas@ciceronegranada.com para que quede constancia escrita de la fecha y hora de la solicitud.

Nuestros guías, profesionales del turismo y apasionados por la historia y la cultura de Granada, os acompañarán por las estrechas, sinuosas y perfumadas calles del Albaicín y todos los maravillosos miradores que encontraréis a vuestro paso, mientras comparten con vosotros la historia, el arte y las tradiciones de cada rincón.

En el barrio del Sacromonte, famoso por sus cuevas, nació la tradicional Zambra, con bailes y cantes autóctonos que aún se disfrutan a diario.

La majestuosa Alhambra y las cumbres de Sierra Nevada serán el perfecto fondo que os acompañará en casi toda la visita.
Para terminar, os invitamos a una bebida con una tapa; no puedes irte de Granada sin vivir la más famosa costumbre granadina.