¿Por qué se llama Paseo de los Tristes?

paseo de los tristes

Caminar por el Paseo de los Tristes es uno de los imprescindibles cuando vienes a la ciudad, pero ¿por que no está en los mapas? Cuando llegas a Granada, si buscas el Paseo de los Tristes mapa en mano puedes volverte locos recorriendo la ciudad. En ningún callejero ni GPS encontrarán referencia a este famosísimo lugar de la ciudad. Es uno de los lugares más recomendados en cualquier guía de viajes y por cualquier granadino que se precie, pero no aparece en ninguna parte.

El paseo de los Tristes se halla en el Valle del Darro, entre las colinas de la Alhambra y el Albaicín, un lugar idílico. Para muchos, la calle más bella del mundo junto a la Carrera del Darro. Colores y esencias, palacios, iglesias, conventos, museos y edificios medievales lo rodean, convirtiéndolo en el lugar ideal para sentarse a descansar o a disfrutar de la belleza de Granada. Pero, ¿de dónde viene su triste sobrenombre?

terraza en el paseo de los tristes

paseo de los tristes vista aérea

 

Historia del Paseo de los Tristes

Oficialmente se trata del Paseo del Padre Manjón  y anteriormente fue el paseo de la Puerta de Guadix, uno de los espacios públicos más concurridos de Granada hasta el siglo XIX. A comienzos del siglo XVII, los señores de Castril, que tenían sus propiedades en la zona, cedieron estos terrenos para la construcción del paseo. La fuente que se encuentra en el centro proviene también de este siglo, de 1609.

Fue en el siglo XIX cuando comenzó a llamarse “Paseo de los Tristes”. En la colina de la Sabika, por encima de la Alhambra, se ubicó en torno a 1805 el actual cementerio de San José de Granada, anteriormente cementerio de las Barreras.  En época musulmana, allí se encontraba la almunia real y el palacio de los Alixares.

El acceso hacia el camposanto se hacía subiendo la colina por la cuesta de los Chinos y para llegar allí, el cortejo fúnebre debía atravesar el conocido paseo de la Puerta de Guadix, actualmente del Padre Manjón. En muchas ocasiones, la mayor parte del cortejo despedía a los difuntos en este lugar, justo antes de enfilar la subida a la Sabika. De ahí su sobrenombre de Paseo de los Tristes, por el que todos los granadinos lo conocemos hoy en día.

¿Habías escuchado otras versiones?

En nuestra ruta por el Albaicín y el Sacromonte y en cualquiera de nuestras visitas guiadas por Granada, te contaremos esta y otras historias.