Un secreto de los dominicos: paseando por el Cuarto Real de Santo Domingo

Buscamos cada semana rincones de Granada para compartir, de esa Granada que emociona más allá de su magnífica Alhambra y sus impresionantes atardeceres. Y hoy volvemos a la época de dominación musulmana, para visitar edificio nazarí de carácter residencial más antiguo que se conserva. Se trata del Cuarto Real de Santo Domingo, una posesión que los monarcas nazaríes de Granada llamaban la Huerta Grande de la Almanxarra. Se trataba de un antiguo palacete del siglo XIII, rodeado de jardines, al estilo del Generalife, situado en la muralla que rodeaba el arrabal de los Alfareros. Fue vendido por la última reina nazarí, Aixa, a los Reyes Católicos tras la conquista de la ciudad. Isabel y Fernando, a su vez,  lo cedieron junto con las huertas de la Almayara a a Fray Tomás de Torquemada, de la Orden de Santo Domingo, para la fundación del Convento de Santa Cruz la Real.


La antigua Huerta Grande de la Almanxarra comprendía un área de huertas con un jardín y diversas edificaciones entre las que destacaba una qubba o salón de protocolo, ubicada dentro de un torreón de la muralla. La qubba estuvo precedida de un pórtico con una fuente y una alberca octogonal que ocupaban uno de los frentes del jardín. Esta disposición se mantuvo hasta mediados del siglo XIX, a juzgar por los testimonios gráficos y literarios que nos han llegado. Después, la qubba quedó rodeada por las nuevas edificaciones de una vivienda que provocaron la desaparición del pórtico, de la fuente y de la alberca. El antiguo jardín se enterró subiéndose su nivel y dando paso a otro nuevo. La qubba primitiva fue objeto de diversas restauraciones muy poco científicas y quedó incorporada como salón de la casa.

Cuartorealgranada-201x300

 De la edificación árabe queda una torre, que hoy se encuentra dentro de un edificio moderno rodeado de jardinesSu interior encierra una sala cuadrada de 7 metros de lado, cuyo arco de entrada tiene zócalo vidriado de alicatados, con la inscripción: “El único Dios es Alá” en caracteres cúficos enlazados con vastagos versos del Corán en torno. A los lados de la habitación hay alcobas con adornos e inscripciones en sus arcos, paños de yesería en los muros, y veinte arquitos con celosías de yeso, sobre los cuales apoya una armadura apeinazada de maderas formando lazo, que es una maravilla de estructura bajo su apariencia decorativa.

 

En los frentes de la sala se abren tres balcones, el central con arco de colgadura, rodeando el aposento un zócalo de sencillos entrelazados. La variadísima decoración de yeso es tallada y pintada en gama fría, lo que, unido a la ausencia en ella del lema nazari, sitúa este edificio en la primera mitad del s. XIII.

Cuartorealgranada-201x300

La antigua propiedad fue sufriendo sucesivas mermas, acentuadas tras la Desamortización de los bienes eclesiásticos del siglo XIX. En ese momento, la parte de la finca no ocupada por el convento pasó a manos privadas .A lo largo del siglo XX la casa adosada a la qubba sufrió cambios en su aspecto, destacando los del extremo oeste, con la sustitución de una terraza abierta por un mirador cubierto y, desde 1966, por una pérgola de hormigón. 

En 1990 se incorporó al patrimonio granadino tras la adquisición por parte del Ayuntamiento de Granada, que inició entonces su restauración. Aún hoy continúan los trabajos para poder abrirlo al público como monumento.

 

Más información y fotos en Granada, Grey y yo, Granada Direct, El poder de la Alhambra, Arqueología Medieval y Escuela de Estudios Árabes.