Alcázar del Genil: un tesoro almohade escondido entre el asfalto

Entre grandes edificios de pisos y nudos de asfalto, cerca del Camino de Ronda, arteria urbana para el tráfico rodado de la capital Granadina, aparece un palacete árabe rodeado de refrescantes jardines, que sobrevive a la historia y a la vorágine del siglo XXI, que sí ha devorado a la mayoría de las construcciones y edificaciones de su entorno. Se trata del Alcázar del Genil, un palacio de origen almohade que en el siglo XIII sirvió de casa de recreo para la corte nazarí, para la celebración de grandes recepciones y como alojamiento de otras casas reales durante su estancia en Granada. El Alcázar está ubicado en la misma explanada donde el rey Boabdil entregó las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492.

Entrada alcázar del genil

De la edificación original, sólo se conserva una pequeña parte, la qubba, que recuerda a los kiosko-palacio persas que se levantaban en medio de bellos jardines, rodeados de estanques y fuentes, que responden a una arquitectura paisajística que simboliza el paraiso sufi.

Fundación Francisco Ayala Granada 4255551La qubba es una torre con bóveda de madera con lacería y en su interior, una bella y decorada estancia de planta cuadrada, a la que se accede a través de un arco de herradura apuntado, sobre el que unas ventanas con celosía permiten entrar la luz. En el centro, una fuente con arriate, originalmente comunicada con un enorme estanque o alberca situada a unos 150 metros, descubierto hace tan solo 5 años durante las obras del Metropolitano, y donde, según cuenta la tradición, se celebraban competiciones navales entre los príncipes musulmanes, simulando la destrucción y quema de galeones cristianos.

A ambos lados, de esta hermosa estancia central, dos pequeñas alcobas, a los que se accede a través de arcos gemelos, cubiertos con techo plano de madera. Toda la edificación está decorada en yeso con atauriques, y plagada de inscripciones epigráfica que reproducen alabanzas a Alá y al rey que lo construyó, así como fragmentos del Corán. También se encuentran dibujos geométricos policromados. El suelo, en su origen, fue de ladrillo y cerámica vidriada.

Urbanización Alcázar del GenilEl entorno actual de Alcázar Genil es completamente diferente al de la época en que se edificó; si antes se encontraba en medio de la vega granadina, fuera del recinto amurallado de Granada, como otros muchas fincas de descanso que los monarcas musulmanes poseian fuera de la Alhambra, la residencia palatina, lugares de gran belleza paisajística, hoy ese paisaje ha cambiado, pues en la zona se han construido edificos como el Palacio de Congresos y urbanizaciones -Alcázar Genil y Jardín de la Reina, habiendo contribuido a que el Alcázar del Genil pase desapercibido para muchas personas.

Qubba Alcázar del Genil

Durante la dominación musulmana (711-1492), Granada, llamada la Damasco de Occidente, conoció momentos de gran esplendor fundamentalmente durante las Dinastías Zirí y Nazarí. Este palacio musulmán, se situa en el actual Paseo del Violón, en el margen del río Genil, junto a otro importante edificio de la misma época, la Ermita de San Sebastian, un edificio religioso de gran interés por ser el único de este tipo que ha llegado a nosotros en Andalucía.

 

Fue mandado construir por el gobernador del distrito granadino al Sayyid, en tiempos del califa al-Muntasir -época alhohade, hacia 1218-, siendo remodelado posteriormente en época nazarí. Habitado por los monarcas de este dinastía, uno de sus últimos moradores fue Aixa, madre de Boabdil, último rey nazarí. Tras la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, como pasó con otras edificios reales, fue vendido a los monarcas cristianos. Posteriormente pasó a manos privadas, habiendo sido uno de sus últimos propietarios los Duques de Gor, quien en los años cincuenta lo vendió al Estado. Se cuenta que en él se hospedaron embajadores de los reyes cristianos y de los sultanes del Africa del Norte, así como el infante D. Felipe, invitado por Al-hamar, fundador del Reino Nazarí de Granada (1238). El Generalife, Dar-al-Arusa, y Alcázar Genil son las únicas residencias regias campestres o almunias que han llegado hasta nuestros días.

Hoy, el Alcázar está al público para su visita, como sede de la Fundación Francisco Ayala. En la visita se pueden recorrer la qubba musulmana original, los edificios anexos, que albergan las dependencias de la Fundación, y los jardines. El Alcázar del Genil puede visitarse en el horario de la Fundación, de lunes a viernes de 9 a 15, sin necesidad de reserva previa, auqnue para colegios o asociaciones, la Fundación tiene una visita especial asociada a la figura de Ayala, el mayor intelectual granadino del siglo XX.

Más información en Fundación Francisco Ayala, Ecomovilidad o Guía de Granada

Alcázar del Genil: un tesoro almohade escondido entre el asfalto
Tagged on:         
×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.