Conoce el Albaicín y la Alhambra en la ruta Dobla de Oro

La Alhambra es una ciudad palatina que, durante siglos, tuvo su propia actividad. Está ligada a la historia de Al-Andalus y a la dinastía musulmana Nazarí. Por su parte, el Albaicín, como la Alhambra, está situado en la colina de la Sabika, pero estuvo abandonado desde el Imperio Romano y se recuperó con la llegada de la dinastía musulmana zirí. Durante mucho tiempo, la Alhambra y el Albaicín estuvieron incomunicados, pero ahora contamos con una nueva ruta: la Dobla de Oro, con la que podemos conocer la Alhambra y el Albaicín en un mismo tour

¿Por qué se llamada Dobla de Oro?

La Dobla de oro es la moneda que se usaba en la Granada Hispanomusulmana, dentro y fuera de la ciudad palatina. Por tanto, se ha tomado como símbolo de la unión entre la sociedad que habitaba dentro de las murallas y fuera de ellas, ya que servía como elemento de comunicación entre el mundo palaciego y el de los comerciantes, artesanos y funcionarios.

Ruta Dobla de Oro: qué ver en la Alhambra

Palacios nazaríes

Nastrid Palaces at night

Cuando visitamos la Alhambra, nos maravillamos al descubrir los palacios de los sultanes y reyes nazaríes. Si paseas con un buen guía, tu imaginación logrará dar vida a las paredes y a los techos de los palacios. Te convertirás tú mismo en uno de ellos, y te verás despertando allí. Entonces, lo más probable es que te des cuenta de que ese privilegio es imposible. Es ahí donde comprenderás que estás en un lugar único en el mundo.

Generalife

Tendrás una sensación muy parecida cuando pasees por los jardines del Generalife, el espacio de recreo de los monarcas nazaríes. Por nuestra experiencia, una de las preguntas que nunca falla en las conversaciones de los grupos reducidos premium es “¿te imaginas levantarte, desayunar y darte un paseo por aquí para despejarte? ¡Es como estar en el paraíso!” Y es que los reyes y sultanes de la Alhambra buscaron bajar el paraíso a la tierra con la Alhambra. Por eso, las paredes están llenas de versículos del Corán.

La medina

La medina es la ciudad donde vivía la gente. Allí, están los restos de los de los baños públicos, los talleres de los artesanos, los hornos, las casas de los funcionarios. Si en los palacios nazaríes te abrumará la belleza, aquí lo habitual es que a medida que el guía te explique, escuches el bullicio de los comerciantes, los susurros de los vecinos y sus amores prohibidos.

 

La Alcazaba

Alhambra Albazaba

Es un castillo dedicado a la defensa de la zona. Por eso, junto a las Torres Bermejas, es la edificación más antigua del complejo monumental. Cuando un pueblo llegaba a una zona, lo primero que debía hacer es protegerla de posibles invasiones. Sin embargo, a pesar de ser un lugar eminentemente práctico, la construcción está diseñada con un gusto exquisito. Además, tiene unas vistas impresionantes a la ciudad de Granada.

Palacio de Carlos V

Cuando se casó, el nieto de los Reyes Católicos fue a pasar su luna de miel con su esposa. Esta se quedó prendada de la Alhambra, hasta el punto de que quiso pasar largas temporadas en ella. Por esta razón, el ya Rey construyó un Palacio para que su esposa y él tuvieran tuvieran su propio hogar dentro del último territorio conquistado por sus abuelos en la península.

Ruta Dobla de oro: Qué ver en el Albaicín

Como apuntábamos, el Albaicín está en la colina de la Sabika. Es el barrio más antiguo de Granada. Comenzó a poblarse durante el Imperio Romano. Después de la caída, la dinastía musulmana zirí encontró un hogar en ella. Comenzaron a construir uno de los lugares más bellos del mundo que hoy sigue manteniendo su singularidad. Los vecinos del Albaicín aún hablan de “bajar a Granada” y tienen un estilo de vida mucho más comunal que en el resto de la ciudad.

Los cármenes del Albaicín en la Dobla de Oro

¿Qué es un carmen? La palabra procedente del árabe “Carmen” significa jardín. Se utilizó para nombrar las casas residenciales de personajes principales, donde la naturaleza es la protagonista. En la cultura andalusí, la naturaleza tiene un papel primordial. En primer lugar, por el amor que procesaban a la creación divina y, por otro, porque son una fuente de aire acondicionado natural. Los más conocidos son el Carmen de los mártires y el Carmen de la Fundación Rodríguez Acosta. Se integró en la cultura popular hasta el extremo de que tenemos cármenes construidos en el XX.

El Bañuelo

Los baños árabes son muy conocidos en todo el mundo. Esta sería tu oportunidad de ver un baño árabe construido entre los XI y XII. Es uno de los mejores conservados de España, lo cual siempre es sorprendente ¿Cómo harían para lograr esas edificaciones tan perfectas? En realidad, no debe extrañarnos mucho. La predilección por la ciencia de la cultura andalusí era enorme.

Palacio de Dar Al-Horra

Entre los cármenes y las calles estrechas del Albaicín, nos topamos con el Palacio Dar Al-Horra, hogar de la sultana Aixa, madre de Boabdil, el último rey musulmán de Granada y, por tanto, de Al-Andalus. Como no puede ser de otra manera, el palacio tiene un patio central donde el rey es el estanque. Y es que el Albaicín tampoco se puede entender sin el agua y sus susurros.

Corral del Carbón

Se trata de una edificación del siglo XIV que funcionaba como almacén. Estaba unido al zoco o a la medina por un puente. Después de la conquista de los cristianos, sirvió para hospedar a los carboneros, así como corral de comedias (teatros populares) y casa de vecinos. Su importancia es tal, que en 1918 fue declarado Monumento Nacional. Hoy es la sede un sinfín de actividades culturales.

Casa de zafra

Es el ejemplo vivo de cómo eran las casas típicas andalusíes. Un hogar que se articula en torno a un patio, en el que se incluye una alberca. Alrededor del mismo, por tanto, se levantarán los espacios propios de una casa habitada por una familia normal. Te aconsejamos que prestes mucha atención a la decoración, ya que es de una originalidad prodigiosa.

La Ruta de la Dobla de Oro es muy completa y sirve para tomar plena consciencia de la grandeza de la cultura hispanomusulmana. Te invitamos a que te decidas por ella, si estás pensando en venir a Granada o vives aquí. Pocas veces tendrás la oportunidad de hacer un viaje desde el presente al pasado, a través de tanta belleza.