Paseando por el Cerro del Sol: de la Silla del Moro a Dar al-Arusa

Si paseas por el Cerro del Sol, más arriba de la Sabika, dominando la zona superior del Generalife, disfrutarás de una vista panorámica diferente de la Alhambra y Granada. En época musulmana, toda la zona estaba provista de palacios, almunias para el recreo veraniego de la corte, fortalezas defensivas y edificaciones civiles para mejorar el urbanismo de la zona.

silladelmoro-panoramica

Conocido es el Palacio de los Alixares, hoy integrado en el Cementerio de San José. Aunque más desconocido, te animamos a pasear por la zona de la Silla del Moro o Castillo de Santa Elena y el Palacio de Dar al-Arusa.

En época nazarí, en torno al s.XIII, sobre la falda norte del Cerro del Sol y dominando el valle del Darro y Granada, se construyó un baluarte defensivo, cuya denominación musulmana se desconoce. Como parte de la estructura defensiva del Generalife, su función era controlar la distribución de agua de la Acequia Real hasta los palacios y huertas circundantes. Además, también protegía los pequeños palacetes de los alrededores.

Ya en época cristiana, en torno al s. XVII, se le llamó Castillo de Santa Elena, debido a su consagración como Iglesia. A partir del s. XIX, los granadinos comenzaron a llamarlo la Silla del Moro, nombre que ha llegado hasta hoy. Con el tiempo, se fue deteriorando, debido al abandono. A principios del s. XX varias intervenciones negativas, incluso la intención de construir un restaurante, acabaron con cualquier posible resto decorativo o epigráfico.

 

A finales del s.XX, el Patronato de la Alhambra tomó las riendas de su gestión y comenzó una restauración que finalizó en 2011. Hoy, los turistas que deseen una panorámica inmejorable de Granada y su Alhambra pueden visitarlo gratis los domingos.

De la Silla del Moro a Dar al-Arusa

Bajo la edificación, se han encontrado galerías, túneles, e incluso restos de una escalera. Al parecer, la Silla del Moro estaba conectada con el Palacio de Dar al-Arusa o Casa de la desposada. Se trataba de unos palacetes también de época nazarí, de los que sólo se mantienen en pie los arranques de algunos muros y algunas construcciones, como la alberca del patio central. En torno a él, se distribuían diferentes estancias, como en las típicas casas nazaríes, e incluso se aprecian restos del antiguo pavimento.

cerro del sol granada cicerone

cerro del sol cicerone granada

El sistema hidráulico se ha conservado bien. De hecho, hay elementos que nos lleva a pensar que ahí hubo un pozo, una noria e  incluso una pileta de mármol y cerámica, perteneciente a un hammam.

Una gran forma de pasar un día en Granada, que se puede completar con uno de nuestros paseos. Despues de pasear por el Cerro del Sol, cruza al otro lado del Valle del Darro, visitando el Albaicín y el Sacromonte en nuestros paseo nocturno. ¿Te apetece el plan?