La Gran Vía de Colón

La Gran Vía es actualmente, además de la principal arteria de nuestro centro histórico, un excepcional catálogo de la arquitectura granadina del primer tercio del siglo XX. Pasear hoy por ella constituye una grata experiencia que sumar a la de los espacios históricos de la ciudad.

Gran vía de Colón en Granada

La Gran Vía de Colón, una calle que en el presente ofrece un patrimonio arquitectónico excepcional de la Granada burguesa. Desde la inauguración de la estación de ferrocarril de los Andaluces en 1874, el aumento de movimientos de personas y mercancías comenzó a exigir la creación de una comunicación rápida y directa entre este punto y el centro de Granada. Inicialmente, esta función circulatoria tuvo que ser asumida por calle Elvira, que, resultaba ser una vía notoriamente insuficiente para permitir un tránsito fluido por ella.

El establecimiento de la vega granadina entre 1882 y 1890 de diez fábricas azucareras dedicadas a la producción de azúcar de remolacha comenzó a generar una serie de continuos movimientos que hizo urgente abordar un proyecto urbanístico que permitiera mejorar el tránsito urbano. La iniciativa para emprender tal mejora no partió del Ayuntamiento de Granada, sino de un granadino ilustre que conocía de la iniciativa privada y encarnaba el nuevo espíritu del progreso burgués. Era, Juan López-Rubio Pérez, el creador de la primera fábrica de azúcar de remolacha en la Vega.

Convertido en Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Granada, López-Rubio planea una iniciativa concebida como negocio, pero también como un proyecto de generación de riqueza para la ciudad. La construcción de una nueva calle –una gran vía- que, a semejanza de las creadas en otras urbes europeas siguiendo el modelo de las avenidas y bulevares parisinos, promoviera la mejora del tránsito, la higiene y el ornato públicos, así como la creación de puestos de trabajo.

La Gran Vía: construcción de una calle moderna en el centro histórico de Granada

El proyecto de la Gran Vía supuso un cambio radical respecto a las prácticas urbanísticas aplicadas en Granada durante las décadas anteriores. No se trataba ya de promover la reforma de la trama urbana, ensanchando y dando regularidad a una vía preexistente, sino de abrir una nueva, rompiendo su trazado histórico mediante una gran operación de expropiaciones y derribos de casas y otros edificios.

La nueva calle debería llamarse Gran Vía de Colón y ser inaugurada en 1892, coincidiendo con el cuarto centenario de la Toma de Granada y del Descubrimiento de América.

Se trataba de una calle de 20 metros de anchura. Se ordenó al arquitecto municipal Modesto Cendoya la confección del proyecto de la nueva calle. Pero no fue hasta dos años después que el proyecto de la Gran Vía de Colón fue declarado de utilidad pública y recibió la necesaria aprobación gubernamental. Para entonces, los fastos del Cuarto Centenario ya habían pasado, pero lo importante es que, pese al retraso, el Ayuntamiento estaba ya en disposición de proceder a los trabajos de apertura de la Gran Vía.

Nadie se opuso al proyecto, o al menos, nadie se atrevió a manifestarlo públicamente en medio del clamor general que consideraba que la obra era el símbolo de progreso a que aspiraba la ciudad. Sólo cuando el proyecto ya estaba en una fase muy avanzada, próxima a su finalización, se alzaron las primeras voces contrarias a él (entro otros Angel Ganivet, Federico García Lorca y Leopoldo Torres Balbás), que lamentaba la desaparición de la vieja Granada ante una calle tachada entonces de vulgar copia del urbanismo y la arquitectura traídos de fuera. Una crítica que terminó por calar profundamente en la sociedad granadina durante mucho tiempo y que, sólo en fechas recientes, ha sido superada ante la relevancia patrimonial de la arquitectura legada por una burguesía triunfante que quiso mostrar a través de la Gran Vía los signos de su progreso.

Esta calle entra en el recorrido de nuestro pase por la Granada imprescindible

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.