Sala Dos Hermanas

Sala de las Dos HermanasSe desconoce el nombre original de la Sala de las Dos Hermanas, cuya denominación obedece a razones descriptivas: las dos grandes losas de mármol blanco de Macael (Almería) que existen en el centro de la sala y que le dan el nombre cristiano a la sala. Disponía de habitaciones superiores, y de una planta baja abierta a un jardín bajo.

Orientada al norte, era una vivienda en sus dos plantas y una qubba. Tomando como base el nombre del mirador, Dar Aisa, que corresponde a la madre del último sultán, Boabdil o Muhammad XII. Es muy similar a la Sala de los Abencerrajes: a la izquierda de la entrada una puerta da entrada al retrete, y a la derecha la puerta comunica con las estancias superiores de la vivienda formadas por mirador y dos habitaciones con celosías, de las que se conserva una de la etapa nazarí expuesta en el Museo de la Alhambra.

La sala de Dos Hermanas está cubierta por una de las más exquisitas cúpulas de mocárabes del arte islámico. A partir de una estrella central de ocho puntas desarrolla su trazado en una composición tridimensional que se despliega en dieciséis cupulines situados sobre otras ventanas con celosías que matizan la luz cambiante a lo largo del día. Se trata del máximo desarrollo de la característica linterna de la arquitectura nazarí que ilumina cenitalmente la estancia.

Un sobrio pero vistoso zócalo de alicatado diseñado a base de cintas de colores reviste la parte inferior de la qubba. Sobre él corre una inscripción con un poema de veinticuatro versos compuesto por el visir Ibn Zamrak para la ceremonia de circuncisión del príncipe, hijo de Muhammad V, que probablemente se celebró aquí.

La Sala de las Dos Hermanas en el Palacio de los Leones

Esta Sala más compleja que la sala de Abencerrajes porque tiene al Norte una sala llamada de los Ajimeces y un pequeño mirador de Lindaraja, que deriva de Ayn Dar Aisa “los ojos de la Casa de Aisa”.

La entrada se hacía desde la galería del patio, por una magnífica puerta de madera con dos grandes hojas y postigo, una de las grandes de la carpintería nazarí, esta magnífica puerta está igualmente conservada en el Museo de la Alhambra.

La sala baja tiene también dos alcobas laterales o alhanías. Tiene una pila de mármol en el centro con su canalito que llega a la Fuente de los Leones.

Saliendo por una puerta cristiana abierta en la alcoba occidental de la sala de Dos Hermanas, tomamos un pasillo que nos conduce a las Salas del Emperador, a la parte alta de la Torre del Peinador de la Reina, y bajamos al Patio de la Reja y al Patio de Lindaraja.

Se sabe que esta sala es la más antigua de todas las que rodean el Patio de los Leones.

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.