Plaza de los Aljibes

En la etapa musulmana, la zona de la Plaza de los Aljibes entre la Alcazaba y la zona palatina estaba ocupada por una gran plaza y una barranquera con alguna torre.

Plaza de los Aljibes Tangrusha

Es el espacio a partir del que se ordena toda la estructura urbana de la Alhambra; aquí se distribuye la red varia entorno a la cual se articula la medina. Desde la plaza se podía elegir qué camino se quería tomar: o entrar al palacio de Comares por el primer patio, el de la MadrazaInterior Aljibe Alhambra 1944 de los Príncipes, o ir por el adarve de la muralla bajo el palacio de Comares, en paso subterráneo, hasta la torre del Peinador de la Reina en el palacio de los Leones, o finalmente ascender, tras pasar otra puerta, por la Calle Real hasta la puerta del Vino para poder entrar en la Medina.

En la barranquera construyó entre 1492 y 1494 el conde de Tendilla un gran aljibe de dos naves, rectangular, para que la Alhambra pudiera resistir un hipotético asedio de la numerosa y mayoritaria población árabe granadina de la Medina y del Albaicín. Por este motivo ahora se llama plaza de los Aljibes.

Cada nave cubierta con una bóveda, mide 34 metros de longitud, 6 metros de ancho y  8 metros de altura. El aljibe tiene ocho bocas de las que sólo está abierta una donde se sitúa el famoso pozo del aljibe de la Alhambra al que iban los aguadores tal como relata Washington Irwing en sus “Cuentos de la Alhambra”.

Sucedió en la Plaza de los Aljibes

En 1922 se celebró el Primer concurso de cante jondo que organizó la intelectualidad granadina, entre ellos el poeta Federico García Lorca y el compositor Manuel de Falla, como recuerda una placa colocada en 1976 con motivo del XXV Aniversario del Festival.

En la época de la dominación francesa, entre 1810 y 1812 se hizo una nueva subida a la Alcazaba para la artillería en la muralla meridional. Precisamente en esta subida se colocó una placa conmemorativa en la que se recuerda la gesta del Cabo de Invalidos José García, que con peligro de su propia vida salvó una parte de la muralla meridional, la puerta de la Justicia y la Alcazaba y los Alcázares de las explosiones ordenadas por el general francés Sebastiani cuando se retiró de la Alhambra. Por desgracia se voló todo el tramo meridional desde la Torre del Agua hasta la Torre del palacio de los Abencerrajes.

Plaza de los Aljibes by Ferheva

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.