Monasterio de la Cartuja

El monasterio de la Cartuja de Granada es una de las joyas del Barroco hispano desde los inicios del siglo XVI hasta la irrupción del Neoclasicismo a finales del Setecientos.

Monasterio de la Cartuja de Granada

Su historia se remonta  a una época anterior a la conquista cuando en 1459 el monasterio del Paular de Segovia acuerda la fundación de otro convento, aun sin saber dónde lo querían tener. El proyecto cristalizó cuando en 1513 don Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán decide fundarlo en una de sus almunias en Granada, el Pago de Aynadamar. Desacuerdos entre la Orden y Don Gonzalo determinaron la mudanza de emplazamiento, dentro de la misma finca en 1516 , ya sin la ayuda de los Fernández de Córdoba.  Ya sin financiación, las obras duraron tres siglos, sin que al tiempo de la desamortización de Mendizábal de 1836, hubiesen concluido en su totalidad.

De Immasureda - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=35622829

Lo hoy conservado es una parte exigua del conjunto de la Cartuja. Se trata de la iglesia, el antiguo claustrillo y las dependencias comunes, que constituye una amalgama muy notable de construcciones de épocas y estilos diversos.

Se accede al monasterio a través de la portada plateresca,  dando paso a un amplio compás o atrio decorado con una buena muestra de empedrado granadino realizada en el año 1677. Una gran escalinata conduce a la portada jónica de la iglesia, la estatua del fundador San Bruno que la preside.

El perímetro de la iglesia fue empezado a mediados del siglo XVI, aunque el mayor impulso a esta parte se dio en el primer tercio del siglo siguiente, la airosa torre del conjunto, la única de las cuatro proyectadas en principio.

Acceso al Monasterio de la Cartuja

Entrada Cartuja de GranadaLa entrada al monumento se practica por el llamado Claustrillo, levantado a mediados del siglo XVII. Es de un solo piso de galerías semicirculares, al que se abren cuatro capillas, guardando dos de ellas notables esculturas barrocas: la Virgen del Rosario de Risueño y el famoso Ecce Homo de terracota de los hermanos García. Este patio en su origen estuvo decorado con un programa iconográfico de lienzos de exaltación de sus mártires, unos pintados por Vicente Carducho y otros por el lego fray Juan Sánchez Cotán. Repartidos hoy por diferentes salas del recinto, convierten el Claustrillo virtualmente en un museo pictórico de estos dos grandes pintores del primer Barroco, afectos a la orden cartuja.

Al lego Fray Juan Sánchez Cotán se dedica el Refectorio, labrado entre 1531 y 1550 en estilo gótico y cubierto con bóvedas de crucería. Una cruz en trampantojo preside el testero, junto con un lienzo de la Santa Cena, tan a propósito para un comedor monástico, amén de varios otros cuadros de exaltación delos mártires cartujos, unos pintados por Vicente Carducho y otros por el propio Sánchez Cotán.

Inmediatamente al lado,  la vecina Sala de Profundis del Noviciado de Legos. Su retablo de San Pedro y San Pablo, con otros tres lienzos, decoran esta sala. La obra de Carducho se ubica en las salas siguientes. Narra, fundamentalmente, escenas de la vida del santo fundador de la orden y del martirio padecido por los cartujos en la Inglaterra de Enrique VIII. El Claustrillo incluye también el capítulo de frailes o legos, que es una de las partes más antiguas del conjunto,  y la Sala Capitular de monjes.

El interior de la iglesia se ultimó en 1662 con una recargada decoración de yeserías barrocas con profusión de pesadas yeserías polícromas, con cartelas y molduras. Su nave se divide en tres sectores, el primero más corto y sobrio, reservado al pueblo. El segundo sector o coro de legos con una magnífica puerta de taracea y cristales biselados realizada en 1750 por el lego granadino fray José Manuel Vázquez. Los lienzos de Sánchez Cotán del Bautismo de Cristo y Descanso en la Huida a Egipto. El tercer y preeminente sector es el coro de monjes, lienzos de la Virgen, realizados por Pedro Atanasio Bocanegra. Este ciclo mariano completo es una derivación directa del ciclo de Cano para la Catedral. Los brazos y ábside, de nuevo, alcanzan la categoría de museo pictórico in situ, con cuatro lienzos de la Pasión de Cristo debidos a Sánchez Cotán y otros seis marianos de Bocanegra.

sagrario de la cartuja de granadaLos espacios más tardíos y sorprendentes constituyendo obras maestras del Barroco español: el Sagrario y la Sacristía de la Cartuja

El Sagrario de la Cartuja es obra suntuosísima. Su solemnidad deriva del empleo de mármoles polícromos, albergan algunas excelentes esculturas: la Magdalena de Duque Cornejo, el San José de Mora y el Bautista de José Risueño. La cúpula es una alegoría de exaltación de la orden, la vida monástica y la Eucaristía: San Bruno con una custodia sobre un mundo, junto a la Santísima Trinidad. En su centro se erige el suntuoso tabernáculo de mármoles polícromos, la más feliz expresión de este tipo de altares centralizados en el arte granadino.

La Sacristía constituye una obra maestra del Barroco granadino. Su novedad radica en la valentía de su ornamentación en yeso. La solería blanca y negra, los mármoles ocres de Lanjarón del basamento y las excelentes cajoneras en taracea del lego fray José Manuel Vázquez. Los arcos sobre la cornisa acentúan la ilusión de espacio expansivo e introducen fuertes contrastes lumínicos: tonos blancos, azules y dorados,  semejantes en cierto modo a las decoraciones palatinas de la Alhambra.

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.