Hospital Real

Hospital Real de GranadaEl edificio del Hospital Real se percibe desde el exterior como una mole cerrada. Su presencia masiva no oculta su función de contención sanitaria, su primacía en el ordenamiento urbano de la zona del Triunfo, ni su importancia monumental e histórica.
Su historia está indisolublemente unida a los Reyes Católicos, que favorecieron la fundación de varias instituciones regias en la ciudad.

Se pensó instalar el Hospital Real inicialmente en la Alhambra, pero luego se pensó en este nuevo emplazamiento, la zona del antiguo cementerio extramuros de Puerta Elvira, alejado del centro urbano y con las condiciones suficientes de salubridad.

Es a partir de  1511 cuando se impulsa la construcción del Hospital Real, de estilo isabelino o estilo Reyes Católicos: repertorios ornamentales propios del gótico final.

Las obras se emprendieron con lentitud, hasta la estancia del emperador Carlos V en su luna de miel de 1526, cuando se habilitó un cuarto para albergar a los enfermos de la Alhambra. Esta decisión, empero, terminó por crear a lo largo de aquel siglo un continuo calvario: la conciliación de las obras con la asistencia a los enfermos.odelo cruciforme del Hospital Real de Santiago de Compostela

La lentitud de los trabajos determinará el resultado constructivo final, como una amalgama de estilos y tendencias desarrollados entre los siglos XVI y XVII. Enrique Egas asumiría el modelo cruciforme creado en el hospital compostelano de los Reyes Católicos, una cruz inscrita en un cuadrado, de cuatro crujías unidas en el centro, articuladas mediante cuatro patios simétricos.

Fortaleza, severidad y función son los rasgos fundamentales de este emblema regio, quedando la ornamentación relegada a fases ulteriores. Solo la Galería de Convalecientes, orientada hacia los jardines del Triunfo, rompe en parte el carácter macizo de la edificación.
La etapa renacentista se inicia a partir de 1520, se van levantando los dos grandes patios de arquerías renacentistas del lado meridional. Sin embargo, las obras quedaron paralizadas por un terrible suceso: el incendio acaecido el 3 de julio de 1549. A partir de entonces, la mayor parte de los fondos se aplicaría a la recuperación lenta del conjunto, sobre todo, tras el recorte drástico de rentas y beneficios que supuso la expulsión de los moriscos de Granada en 1570. Los dos patios de la derecha nunca se terminaron de decorar.
En 1982 se consolidó como el Rectorado de la Universidad de Granada, albergando la Biblioteca principal de la Universidad de Granada con interesantes obras.

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.