Palacio de los Leones

Patio de los Leones, de Tuxyso“El jardín del Señor”, llamado en la etapa musulmana Riyad al-sa’id, el Palacio de los Leones se estructura en torno a un núcleo principal, el patio que le da nombre al palacio.  En torno a este patio se encuentran las salas conocidas como Sala de Mocárabes, Sala de Abencerrajes, Sala de los Reyes y Sala de Dos Hermanas.

La decoración nazarí alcanza en este palacio un esplendor inusitado. Sus lienzos de pared calados como si fueran de encaje, sus finas columnas, la exquisita yesería de sus paredes, sus coloridos alicatados, sus techos mocárabes y la perfección de sus proporciones contribuyen a crear el ambiente propicio para una existencia placentera.

Muhammad V fue el inspirador de este palacio construido en su segundo mandato entre 1362 y 1391. Con él se alcanza la época de apogeo del sultanato nazarí, donde el Palacio de los Leones supone la síntesis de todas sus etapas.

Se trata de la representación simbólica del Paraíso descrita en las religiones cristiana y musulmana, según la cual se divide simétricamente en cuatro partes separadas por ríos o canales que confluyen en la fuente central.

El paraíso en la tierra: el Palacio de los Leones

Bajo el alero se  encuentran un sinfín de arcos soportados por 124 columnas que siguen el sistema proporcional trazado a partir de la diagonal de un cuadrado y que alcanza el máximo grado de perfección. Interesante para el visitante es observar la enorme variedad de capiteles que se pueden reconocer entre la columnata del patio central.

Los ejes mayores están centrados por un arco principal que les sirve de pórtico mientras que de los ejes menores sobresalen abiertos hacia el patio sendos pabellones cúbicos, cubiertos en su interior por techos cupulares semiesféricos, y en el suelo hay unas pilas esquemáticas o fuentes rehundidas.

Aunque se han visto similitudes con los claustros mudéjares, en realidad el patio central funciona como pasillo perimetral de enlace y distribución de las distintas dependencias del palacio como si fueran jaimas en torno a un oasis.

La desaparición del acceso medieval hace imposible la visita al conjunto tal como se haría en el s.XIV y XV. En la actualidad se entra desde el palacio de Comares, ya que en el siglo XVI se cerró la calle Real Baja al hacer el palacio de Carlos V, y se comunicaron por dentro, formando la llamada Casa Real Vieja.

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.