Habitaciones del Emperador

En un jardín que ocupaba el espacio entre el Palacio de Leones y la Muralla de la Alhambra se hicieron en 1537 unas habitaciones altas, realizadas a la vez que se realizaban las reformas de la Torre del Peinador, también en 1537, para acondicionar unas estancias dignas para el Emperador Carlos V y su corte.

Fueron ornamentadas por Julio de Aquiles y Alexander Mayner, pinturas que se borraron en 1729 para la venida de Felipe V, pero en los siglos XIX y XX se han recuperado éstas: sala de las Frutas, salas de la Emperatriz y salas del Emperador.

En estas habitaciones vivió en 1829 Washington Irving en su estancia en Granada, y posiblemente aquí escribió sus famosos “Cuentos de la Alhambra”, como se recuerda en la placa conmemorativa que hay sobre su puerta.

Normalmente se encuentran cerradas a la visita pública por motivos de conservación, pero en ocasiones se pueden visitar como espacio del mes.

 

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.