Roca, Paco: Hijos de la Alhambra

En el siglo XIX, la Alhambra era uno de los destinos favoritos de los viajeros del Romanticismo. El francés Alexander Ícaro fue uno de esos que, como Washington Irving, llegaron hasta la Alhambra en busca de un lugar exótico y del ambiente que se plasma en los cuentos árabes.

Buena parte en la inspiración de estos ilustres personajes fueron los conocidos como “Los Hijos de la Alhambra”, la curiosa prole que a finales de siglo habitaba el monumento, granadinos como Mateo Jiménez, la Tía Antonia, o la Reina Coquina, que a base de boca a boca y leyenda transmitieron a estos aventureros escritores su saber y su pasión por el monumento.

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.