De Villena, Leonardo: El último suspiro del rey Boabdil

El último suspiro del rey Boabdil

Al despuntar el sol el día 2 de Enero de 1492, resonaron por el ámbito de la vega tres fuertes cañonazos disparados en la Alhambra: ésta era la señal convenida para que los reyes partiesen de Santa Fe, a tomar posesión de Granada… Con arreglo a lo convenido, el Gran Cardenal, don Pedro González de Mendoza, escoltado por 3,000 infantes y alguna caballería, y asistido por el comendador Gutierrez de Cárdenas, y por algunos otros prelados, deudos e hidalgos, atravesó el Genil (por el Vado de Los Neveros, en el Puente Verde actual) y subió por la cuesta de los molinos y carril de los mártires a la esplanada de este nombre, llamada entonces Abahul…

Boabdil, que había salido por la puerta de los Siete Suelos acompañado de 50 caballeros de su casa y servidumbre, se presentó a pie; y el Cardenal al verle le dejó su caballo…  Dijo el moro en voz alta:” Id, señor, en buen hora y ocupad esos alcázares en nombre de los poderosos reyes a quienes Dios, que todo lo puede, los ha querido entregar por sus grandes merecimientos y por los pecados de los moros…”

×Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrar vídeos, publicar en redes sociales y generar estadísticas sobre las visitas de nuestro sitio web. Al navegar o utilizar ciceronegranada.com, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puedes gestionarlas, lee nuestra política de cookies.