Trucos para evitar piernas cansadas durante tus vacaciones

Visitar un monumento puede cansar tanto como una ruta por la montaña o un paseo en kayak. Y es que, aunPiescansadosmuseo-DOhanos-jcrecarey-276x300que no lo parezca, el turismo cultural puede resultar casi tan agotador como el turismo activo. Por eso vamos a intentar dar algunos trucos para evitar esas piernas cansadas que podemos sentir al visitar algunos monumentos.

En inglés tienen incluso una expresión “museum legs” para explicar el agotamiento en las piernas después de una intensiva visita a un museo o monumento cultural. Tener piernas de museo es experimentar dolor de piernas tras caminar despacio por un museo o monumento durante un periodo de tiempo prolongado, intercalado por otros de inmovilidad.

No importa que estés en  plena forma, cualquiera puede cansarse en un monumento. Pero, ¿por qué resulta tan agotador? No se trata de los kilómetros que se recorren, sino de la lentitud. Las piernas están obligadas a sostenerte, pero sin la ayuda del movimiento.

Movimiento constante y descanso contra piernas cansadas

piernas-museo-300x300Cuando caminas a velocidad normal, flexionas las piernas siguiendo un ritmo regular, que distribuye de forma equilibrada la presión del peso de tu cuerpo. Mirar obras de arte o contemplar las maravillas de un monumento, implica detenerse, reanudar la marcha de forma constante, observar y posteriormente comenzar a andar de nuevo de forma poco ajustada. Permanecer de pie y en posiciones que permitan la contemplación, tensa los músculos y las articulaciones de forma desequilibrada.
Gertrude Stein
 sugería sabiamente “en un museo, camina despacio, pero de manera constante”. Si deseas evitar el cansancio durante tus visitas culturales este verano, únicamente piensa con sentido común y recuerda: “Asegúrate de descansar, no intentes hacerlo todo de una vez, siéntate de vez en cuando, bebe y no te olvides de comer”patio-leones-visitantes-300x178

La belleza, la diversión, la emoción, el impacto y la sorpresa que proporciona el arte y la cultura en general también suponen un esfuerzo para la vista y el cerebro. En particular cuando se contemplan demasiadas obras y no se quiere uno perderse nada. El arte constituye un enorme estímulo, pero también requiere su período de descanso.

Tanto en nuestros paseos por Granada como en nuestras visitas guiadas por la Alhambra, los profesionales de Cicerone tenemos muy en cuenta los descansos para el mayor disfrute y bienestar de nuestros clientes. ¡Reserva ya tu plaza!