¿Qué hacer en Granada en invierno? Consejos para disfrutarla pese al frío

Pleno invierno, con una ola de frío siberiano encima y temperaturas bajo cero, podríamos pensar que no es buena época para hacer turismo. Sin embargo, siempre hay motivos para visitar Granada y enamorarse de su Alhambra y su Albaicín. El invierno en sus rincones es uno muy importante.

Sierra Nevada Guido Montañés
Esta estación tiene un encanto especial y siguiendo unos sencillos consejos, podemos convertir el turismo en invierno en uno de los mayores atractivos de Granada, sin la masificación del verano ni los precios de la temporada alta.

Las tradiciones más auténticas del invierno en Granada

Durante el invierno, Granada tiene tradiciones únicas y particulares, que merece la pena disfrutar si tenemos la suerte de estar por aquí en estas fechas. Dejando atrás las festividades navideñas, que aún con peculiaridades, se parecen en muchas ciudades españolas, Granada empieza enero con el Día de la Toma, el 2 de enero. Se conmemora la entrada de los Reyes Católicos en Granada, la entrega de la ciudad y el comienzo de una nueva era en la Historia de España.

Olla SAn Antón Restaurante CarmelaEn enero también, nada más granadino y típico del invierno que la olla de San Antón. Las tapas se pueden disfrutar todo el año, pero esta experiencia gastronómica no. El 17 de enero se celebra el día de este Santo, protector de los animales, especialmente vinculado al cerdo. Y ése precisamente es el ingrediente principal de este plato de cuchara, tan típico de Granada.
Se trata de un cocido altamente calórico, ideado por los campesinos en tiempos de matanza del cerdo y de recogida de aceitunas, para hacer frente al frío. Para saborear una riquísima olla de San Antón recomendamos a unos especialistas en comida tradicional, La Cuchara de Carmela. (P.D. No olvideis probar también sus croquetas de morcilla. ¡Espectaculares!)

Granada ofrece paisajes únicos en invierno

Mirador de San Nicolás con NieveLa nieve le da un encanto especial a cualquier paisaje. Sierra Nevada luce espectacular, no sólo desde arriba, sino también vista desde Granada. Desde cualquier rincón ofrece un espectáculo incomparable. Sierra Nevada se pone su mejor traje para adornar cada postal de Granada en invierno. El mirador de San Nicolás con su Sierra blanca al fondo es impresionante.

Pero además la Alhambra desprende una magia especial con el frío. Tanto si está nevada como si no, la luz del invierno le da un encanto único a los palacios y fuentes de la Alhambra. Como si todo estuviese congelado, incluso el tiempo, y aún pudiésemos oírlos pasos de los reyes y sultanes que un día la habitaron.

Cuidado con las temperaturas extremas

Igual que en verano se aconseja evitar pasar al sol en la calle las horas centrales del día, en invierno hay que tener ciertas precauciones con la temperatura. El  método cebolla  es efectivo. Capa, tras capa, camiseta tras camiseta, protegen nuestro cuerpo para que no deje escapar el calor.

Alhambra con nieve granadaPero es aún más importantes muy importante ir bien abrigado, con rop
a gruesa y que proteja del frío con efectividad. Y sobre todo guantes, bufanda y gorro que no falten en un paseo por el Albaicín o el Sacromonte. Paseando por el centro de Granada, no pueden faltar unas castañas calentitas, para atemperar las manos, de las que perfuman el centro de Granada durante estos meses.

Para la Alhambra, no olvides además una buenas botas, hace frío, mucho frío, como si Boabdil se hubiese dejado el congelador abierto… De media, unos 10º en invierno, en un clima bastante seco. El Parque de las Ciencias, el mayor museo interactivo de Andalucía, también es un recurso excelente en casos de extremidades entumecidas 😉

Practica deportes de invierno en Granada

Otra de las cosas que sólo puedes hacer en el invierno en Granada es practicar de los deporte de nieve. Para los más activos, esquí, snowboard, patinaje sobre hielo, motos de nieve, trineo incluso esquí de travesía o con raquetas de nieve.

Tanto la estación de esquí de Sierra Nevada como el Puerto de la Ragua ofrecen una experiencia única a la altura de las mejores estaciones de Europa, con unas condiciones climatológicas óptimas y unas instalaciones inmejorables. No se puede esquiar más al sur en todo el Hemisferio Norte. Eso hace a nuestra Sierra Especial. Eso y su distancia con la Costa Tropical y su microclima.

El invierno es una ocasión excepcional y única para practicar un turismo diferente. Salir de la rutina haciendo unas vacaciones opuestas a las típicas de playa y ciudades llenas de turistas, seguro que nos ayudan a encarar el año nuevo con más energía. Y descubrir esta la cara invernal de Granada, toda una delicia.

Fotos: Guido Montañés, El Mundo, Ideal, Spanish Courses Blog, Restaurantes Carmela

¿Qué hacer en Granada en invierno? Consejos para disfrutarla pese al frío